Aerolínea indemniza a pareja que soportó las flatulencias de un perro ajeno por 13 horas de vuelo

Una pareja que compartió un vuelo de 13 horas sentada junto a un perro ajeno que se estuvo “tirando gases” durante el largo trayecto, fue indemnizada con más de 1,000 dólares ante las molestias.

Gill y Warren Press viajaban en primera clase en un vuelo de la aerolínea Singapore Airlines procedente de París, sin embargo, su pasajero vecino se justificó diciendo que los aviones le provocaban nerviosismo y por esa razón siempre viajaba con su mascota.

La mujer se quejó con su esposo de que el can estuvo echándose gases y babeando cerca de ella; hablaron con una azafata, quien le informó a la pareja que los únicos asientos libres estaban en la parte trasera de la cabina económica. Así que la pareja decidió permanecer en sus asientos de primera clase.

La pareja dijo que llenó un informe para reportar el incidente, luego de la azafata les recomendara hacerlo y mas tarde la aerolínea se pondría en contacto con ellos.

Tiempo después de no recibir respuesta, la pareja se comunicó y recibieron una disculpa y dos cheques de 73 dólares. A ella no le pareció una cantidad justa, teniendo en cuenta la diferencia de precio entre los asientos de primera clase y los de clase turista.

Un mes después les enviaron otra cantidad que tampoco les pareció hasta que finalmente obtuvieron un reembolso con un total de 1,410 dólares.