Asume Napoleón Gómez Urrutia presidencia de la nueva Confederación Internacional de Trabajadores

COMUNICADO. El senador Napoleón Gómez Urrutia asumió la presidencia de la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT), conformada inicialmente por 11 federaciones y más de 157 sindicatos, con la cual dijo, se inicia una nueva etapa en la reivindicación de los derechos de los trabajadores, de la justicia laboral y la democracia sindical. Puntualizó que esta naciente organización “no viene de arriba, ni es una agencia del gobierno ni de Morena, ni es dirigida por nadie en lo personal”.

Enfatizó que es un día histórico en la lucha sindical en México, que nace esta Confederación con sindicatos que están preocupados por la situación laboral del país, por la división sindical que existe, la falta de representatividad de la clase obrera, denuncias de abusos patronales, así como represión e intimidación y la falta de una participación democrática.

Ante la presencia de los senadores Citlalli Hernández, Cecilia Sánchez y Víctor Fuentes, diputados federales, así como del dirigente de la CROM, Rodolfo González, y del SME, Martín Esparza, el también líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Siderúrgicos, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana destacó la importancia de que las agrupaciones gremiales aporten a la profunda transformación que se inició en el país.

Ya es tiempo, resaltó, de asumir con plenitud la solidaridad en la defensa de los derechos laborales, son tiempos de unirnos y consolidar una clase trabajadora bien organizada que defienda sus intereses, que luche por salarios dignos, por empleos estables, con el objetivo de obtener mejores condiciones de vida, porque la política laboral en los últimos años ha sido totalmente equivocada y existe una deuda histórica con los obreros.

En la sede del sindicato minero, Gómez Urrutia señaló que la organización es el único medio para avanzar en la defensa de los trabajadores, pero advirtió que sin sindicatos libres y sin unidad nunca serán escuchados por empresarios, autoridades y sociedad, y criticó que actualmente los líderes gremiales no informan a sus obreros de sus derechos, no los involucran en las decisiones y negociaciones colectivas y en muchas ocasiones los utilizan para sacar ventajas personales.

“No podemos seguir permitiendo que el sector obrero se quede rezagado de la prosperidad y avance del país; nuestro objetivo es la unificación del movimiento obrero que ha sido golpeado por los gobiernos neoliberales, por ello con esta Confederación se inicia una nueva etapa de prosperidad laboral”, mencionó al cuestionar que quienes han criticado este esfuerzo son producto de la mala fe, de los intereses creados y parece que preferirían que siguiera el “charrismo sindical” y los contratos de protección patronal. 

Por ello, expuso que con el nacimiento de la CIT se da un nuevo paso para avanzar en el cambio e ir de la mano y en paralelo con el gobierno, pero insistió que no es una agencia de éste, ni del grupo político de Morena. “Somos coincidentes con este gran proyecto de transformación y vamos a apoyar todo lo que represente cambiar el mundo del trabajo hacia la justicia laboral y democracia sindical”, acotó.

En rueda de prensa posterior, el senador rechazó que las organizaciones gremiales extranjeros vayan a tener injerencia en las acciones y decisiones de la Confederación, sino sólo es una cuestión de solidaridad internacional. Asimismo, indicó que la Confederación será un aliado de las empresas socialmente responsables que muestren empatía por sus trabajadores y las comunidades en donde operan.