Atentado suicida ensangrienta el fin del Ramadán en Siria

Redacción.- Al menos 16 personas murieron y docenas han resultado heridas, por la explosión de un coche bomba en la localidad noroccidental de Azaz.

La mayoría de víctimas son civiles, y se trata de uno de los mayores atentados ocurridos en Siria en los últimos tiempos.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, el vehículo, conducido por un kamikaze no identificado, estalló en las inmediaciones de la mezquita de Maytam este domingo al anochecer, justo cuando numerosos fieles abandonaban la zona tras congregarse para la celebración de la ruptura del ayuno.

Azaz, está a pocos kilómetros de la frontera turcosiria y forma un eje que conecta el territorio arrebatado por Turquía a las fuerzas kurdosirias, el año pasado, con la zona de donde habían expulsado al Estado Islámico anteriormente.

El ataque, que ocurre a pocos días de finalizar el mes sagrado de ayuno del Ramadán no ha sido reivindicado por el momento. Tanto el Estado Islámico como Al Qaeda y las fuerzas kurdosirias, en guerra con Turquía, han actuado en la región en los últimos tiempos.

La matanza de este domingo por la noche sintomatiza la compleja y letal situación que se sufre en Siria. La provincia de Idlib al sur de Azaz y Afrin, es objetivo estos días intensos bombardeos aéreos de los leales al Gobierno sirio, dispuesto a confrontar la hegemonía yihadista en el área. Decenas de personas han muerto y más de 270.000 han tenido que desplazarse huyendo de los ataques.

Por su parte, el Estado Islámico, reconvertido en un grupo insurgente clásico, ha reivindicado en las últimas horas dos atentados en las provincias de Deir Ezzor y Raqqa, ambas controladas por las fuerzas kurdosirias que acabaron con su pseudocalifato.

Su ataque con coche bomba de Raqqa, la ciudad que antaño ocuparon y declararon su capital en Siria, mató a una decena de personas este último sábado.