Aumenta el Número de Restos de Migrantes No Identificados en la Frontera

85

Ricardo Bueno / Texas.- Como consecuencia del COVID-19 el número de migrantes tratando de cruzar ilegalmente a Estados Unidos se ha reducido, sin embargo, el peligro sigue siendo inminente para aquellos que intentan la arriesgada travesía.


En el año fiscal 2020, Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP por sus siglas en inglés), se encontró con 458,088 personas, un 53 por ciento menos de las aprehensiones en el año anterior que fueron 977,509.


Durante el año fiscal 2019, los agentes de la Patrulla Fronteriza encontraron 300 restos humanos de migrantes en la frontera entre EE.UU. y México, el número más alto desde el año fiscal 2016. Tan solo la Oficina del Médico Forense del Condado Pima en Arizona, ha recuperado 3,081 difuntos desde el año 2000, sin embargo, para diciembre 31 del 2019, 1,111 restos mortales permanecen sin ser identificados.


De acuerdo al Reporte Anual del 2019 de La Oficina Forense del Condado Pima, la edad de la mayoría de los restos mortales de migrantes no identificados fluctúa entre los 50 y los 89 años, y mueren como resultado de la deshidratación por exposición al sol, o de hambre al ser abandonados por los traficantes de humanos. Otros mueren a consecuencia de accidentes trágicos y homicidio durante el viaje.


Los migrantes entre las edades de 20 a 19 años constituyen la mayoría de los suicidios. El reporte indica que, en el 2019, el 41 por ciento de los restos identificados fueron de nacionalidad guatemalteca, seguidos por un 37 por ciento de mexicanos, 10 por ciento salvadoreños, 4 por ciento hondureños, 4 por ciento ecuatorianos, uno de nacionalidad india y un nicaragüense. Sin embargo, la tendencia histórica desde el año 200 indica que más del 80 de los restos mortales de migrantes no identificados han sido nacionales de México.


Un ejemplo reciente de estos peligros, sucedió a principios de este año cuando agentes de la Patrulla Fronteriza del Sector Big Bend en Texas rescataron un hombre que había sido abandonado bajo temperaturas congelantes por tres días luego de haberse lesionado al cruzar la frontera ilegalmente. Si los agentes no lo hubieran encontrado, sería una estadística más de las muertes en la frontera.