Buscaba pareja en una aplicación de citas; un asesino en serie le respondió

113

Una mujer divorciada que decidió “darse otra oportunidad” descargó una aplicación de citas coincidiendo con un hombre que fue catalogado como un asesino en serie por parte de las autoridades.

Todo ocurrió cuando el sospechoso inició una conversación con Monica White de 53 años, quien había atravesado por un divorcio.

Con un “Hola guapa”, seguido de una invitación a conocerla mejor, fue que empezaron platicando, según relató la mujer.

El hombre es Anthony Robinson, conocido como el Shopping Cart Killer o el asesino del carrito, por su estrategia de atraer mujeres a hoteles, matarlas y transportar los cuerpos en este tipo de carritos a terrenos baldíos.

Ha sido acusado por dos asesinatos en Virginia: el de Allene Redmon, de 54 años y Tonita Lorice Smith, de 39 años el pasado otoño.

Monica, residente de Harrisburg, Pennsylvania, empezó su relación con el desconocido de una manera rápida en 2020. Se comunicaban todos los días por videollamadas y él le decía que trabajaba recogiendo nieve en Washington D.C.

Este la fue a visitar, pasaron una semana juntos, incluso ella le presentó a su hijo mayor; al siguiente año también la visitó y se quedó varios días para compartir con la familia de la que ya era su novia. White dijo que nunca sospechó que fuera un asesino, pese a que el hombre le mostró una cicatriz de una puñalada e intentaba ahorcarla cuando mantenían relaciones sexuales.

Su relación explotó cuando en la fiesta de cumpleaños de ella, el hombre le hizo comentarios sexuales a su hijo y a un amigo de su hijo, lo que causó un enfrentamiento en la pareja ya que él le aceptó que le atraían los hombres.

Robinson asesinó a Allene Redmon en Harrisonburg, al sur de D.C., y luego mató a Tonita Lorice Smith en noviembre, para finalmente ser arrestado después de que los cuerpos de ambas mujeres fueran encontrados en un terreno abierto.

Cuando Monica se enteró no pudo salir de su casa pensando en la mujeres asesinadas y en su experiencia. “Todo tipo de emociones inundaron mi cabeza”.