Denuncian la esterilización de migrantes en un centro de ICE

58

Mujeres detenidas en un centro del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Georgia denunciaron haber sido operadas para la remoción de su útero en una práctica llamada histerectomía de la que no tenían conocimiento y que una de las migrantes describió como “un experimento de campo de concentración.

La denuncia fue presentada por una exenfermera ante el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Dawn Wooten, quien trabajó de manera intermitente durante tres años como enfermera en el centro de Ocilla, en el condado de Irwin, a unas 200 millas al sur de Atlanta. 

Se acusa “falta de atención médica, prácticas laborales inseguras y ausencia de protección contra el COVID-19 para inmigrantes detenidos y empleados”.

En el documento de la denuncia Wooten describe como “el colector de úteros” a un ginecólogo que no es identificado y que operaba a las mujeres fuera del centro de detención; aunque no aclara cuántas mujeres fueron operadas ni si entregaron su consentimiento.

Esta denuncia coincide con el testimonio de una mujer no identificada que en 2019 aseguró a Project South que había sido víctima de una de esas operaciones.

Entre las razones para realizar la intervención se destacan enfermedades como tumores beningnos; la endometriosis o dolores en la pelvis cuando no hay respuesta a un tratamiento; el prolapso uterino (cuando el útero desciende hacia la vagina) o el cáncer de útero, de cuello uterino u ovarios.

En su denuncia, la enfermera asegura que también se realizaban otras malas prácticas al interior del centro, como la negación a examinar detenidos ante la posibilidad de que tuvieran COVID-19, o la destrucción de registros médicos.

La enfermera habría sido removida de sus funciones luego que levantara quejas sobre la forma en que el centro de detención trataba a los enfermos con COVID-19.