Domingo de Resurrección ¡Cristo está Vivo!

Redacción.- El Domingo de Resurrección, también conocido como Domingo de Gloria, se celebra el regreso de Jesucristo al tercer día de ser crucificado.

La fecha marca el final del Triduo Pascual, la Semana Santa y la Cuaresma; a partir del mismo inicia un periodo litúrgico de 50 días conocido como Tiempo Pascual y que termina con Domingo de Pentecostés.

Para los fieles católicos, la Resurrección es un elemento indispensable, el origen de la palabra ´pascua´ es ´paso´, por lo que se considera como el paso de Jesucristo de la muerte a la vida eterna.

En el evangelio, se hace mención a la acción de José de Arimatea, un hombre rico, virtuoso y discípulo de Jesús que reclamó su cuerpo a Poncio Pilato después de su muerte en la cruz. Con ayuda de colaboradores, lo envolvió en una sábana y lo depositó en un sepulcro en una peña, cuya entrada fue cubierta con una piedra de gran tamaño.

Sin embargo, fue el domingo cuando varias mujeres y discípulos acudieron al sepulcro, pero se encontraron con la piedra removida y la presencia de ángeles, quienes les indicaron que el cuerpo ya no estaba presente porque había resucitado.

De esta forma fue como Jesús se apareció a más discípulos y ellos propagaron la palabra de su retorno, la cual llegó a oídos de sus apóstoles.

Uno de ellos, Tomás, pasó a la historia religiosa como el incrédulo, ya que tuvo que ver con sus propios ojos el regreso de Jesús para creer en las palabras de los demás.

El pasaje referente al momento aparece en el Evangelio de San Mateo:

Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo, se indica en el texto de la Biblia.

Es así como la iglesia celebra la fiesta de la Ascensión cuarenta días después del Domingo de Resurrección, pues se conmemora la llegada al cielo de Jesús en presencia de sus discípulos.