En plena tragedia, Indonesia recuerda catastrófico tsunami de 2004

342

Agencias.- Los socorristas indonesios intentaban este miércoles, pese a las lluvias torrenciales, auxiliar a los habitantes atrapados en islas remotas y llegar a los pueblos más aislados, tras el tsunami desatado por la erupción volcán que dejó más de 400 muertos, al cumplirse el 14 aniversario del que fuera uno de los tsunamis más devastadores jamás registrados.

Las lluvias dificultaban los esfuerzos de los equipos de rescate, a la vez que agravaban las condiciones de vida de los sobrevivientes del tsunami que el sábado por la noche golpeó las costas del estrecho de  Sonda, entre las islas de Sumatra y de Java.

Las autoridades han pedido a la población de las localidades cercanas al volcán Anak Krakatoa, evitar la costa, mientras que las erupciones y el clima están siendo monitoreados por los riesgos de un nuevo.

Una erupción en el volcán en el estrecho de Sunda provocó que una parte del cráter colapsara y se deslizara hacia el océano, desplazando una gran cantidad de agua y provocando olas de hasta tres metros.

Fluye ayuda

La Cruz Roja de Indonesia -conocida también como Palang Merah o PMI- está acelerando todo lo posible la asistencia a las víctimas.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que coordina los esfuerzos internacionales de apoyo a los equipos de socorristas, informó que equipos médicos están llegando así a las zonas más apartadas, donde la gente no ha recibido ayuda desde que ocurrió el desastre.

En paralelo, catorce camiones cisterna llevan agua potable a la población afectada y dos helicópteros participan en los trabajos de búsqueda y rescate de supervivientes.

Asimismo, se está suministrando ayuda humanitaria a los damnificados, muchos de los cuales han perdido sus hogares en un nuevo episodio trágico y que coincide con el aniversario el tsunami en el Océano Indico que el 26 de diciembre de 2004 golpeó trece países del sureste asiático dejando más de 226 mil muertos, la gran mayoría en Indonesia.

Más de 400 voluntarios y personal de la Cruz Roja están proporcionando servicios médicos y suministros esenciales a los supervivientes, limpiando los escombros y ayudando en los esfuerzos de rescate en las provincias de Baten y Lampung, áreas densamente pobladas que quedaron en gran parte destruidas por las poderosas olas que se formaron la noche del día 22.

Asimismo, se han enviado 24 ambulancias y equipos para asegurar el traslado de heridos a hospitales, al tiempo que están en camino cinco unidades médicas móviles y un equipo de especialistas en ortopedia.

Por la experiencia que tenemos de desastres pasados sabemos que es fundamental tratar rápidamente a los heridos, no sólo para salvar vidas, sino para prevenir complicaciones de largo plazo”, dijo el jefe de la oficina de apoyo de la FICR en Yakarta, Jan Gelfand, citado en un comunicado emitido por la organización desde su sede en Ginebra.

Se estima que además de los 429 muertos y más de mil 500 heridos, este último tsunami ha provocado el desplazamiento de más de 21 mil personas.

Excélsior