Hallan sin vida a Julen, el niño de dos años que cayó en un pozo en España

602
Agencias.- El pequeño se precipitó el pasado día 13 por un pozo de agua de 25 centímetros de diámetro y 107 metros de profundidad.

Un equipo de mineros ha hallado la madrugada de este sábado el cuerpo sin vida de Julen, el niño de dos años que el pasado 13 de enero cayó a un pozo en Totalán (Málaga, España), según lo confirmaron fuentes del Gobierno, informa Europa Press.

En cuanto los equipos de rescate llegaron al punto exacto donde se encontraba el menor fallecido, activaron la comisión judicial. “Desgraciadamente a la 1:25 horas de esta madrugada, los equipos de rescate […] han localizado el cuerpo sin vida del pequeño”, comunicó el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

¿Cómo sucedió el accidente?

El 13 de enero, uno de los parientes del pequeño vio cómo Julen, que estaba jugando con otro menor en la finca rural de un familiar, se precipitaba por un pozo de agua de 107 metros de profundidad y apenas 25 centímetros de diámetro. Inmediatamente, los padres alertaron a las autoridades, que organizaron en la zona un despliegue con más de un centenar de efectivos.

Primeros indicios

En una de las primeras incursiones en el agujero, la cámara de un robot visualizóuna bolsa de golosinas a 78 metros de profundidad que posiblemente se quedó enganchada durante la caída del pequeño. El miércoles pasado, Gómez de Celis comunicó que habían hallado pelo del menor en el interior del pozo.

Demasiados contratiempos

Este lunes terminaron los trabajos de perforación de un túnel vertical de 60 metros de profundidad paralelo al pozo, los cuales se ralentizaron debido a que los operarios se toparon con vetas de roca. Posteriormente, los mineros excavaron una galería horizontal de aproximadamente cuatro metros para conectar ambos conductos y llegar hasta donde se encontraba el menor.

Para acelerar el avance de la excavación, que se complicó por la dureza del terreno, especialistas de la Guardia Civil también bajaron al lugar para colocar explosivos y efectuar al menos cuatro microvoladuras.

El proceso de realizar cada microvoladura duró dos horas. Excavar los agujeros especiales —tarea realizada por los mineros—, colocar los explosivos, subir y detonarlos se prolongó una hora y media. Se necesitó otra media hora para introducir oxígeno y evacuar el aire contaminado, según explicó el portavoz de la Guardia Civil, Jorge Martínez, ante medios locales.

Debido a un error de cálculo, los tubos que debían introducirse para asegurar la cavidad y por los que tenía que descender la cápsula con los mineros se atascaron a una profundidad de 40 metros. Por ese motivo, se optó por rellenar el túnel con fina y volver a perforarlo con un mayor grosor.

Una familia destrozada

José y Vicky, padres de Julen, permanecieron durante la mayor parte del tiempo en el lugar de la tragedia. “Estamos muertos, pero con la esperanza de que tenemos un ángel que va a ayudar a que salga vivo”, declaró a la prensa el progenitor el pasado miércoles, diez días después de que se produjera el accidente. En 2017, la pareja ya perdió a Oliver, su hijo mayor, que murió de un infarto.

Este 26 de enero, tras 13 días de angustia que han mantenido en vilo a toda la sociedad española, se puso fin a la trágica historia de Julen.