Luto y muestras de respeto tras el fallecimiento de la jueza Ruth Bader Ginsburg

98

Miles de estadounidenses lamentaron a lo largo de todo el país, el fallecimiento de la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg, una figura liberal y feminista, al tiempo que políticos y celebridades le rendían tributo en Internet.

Algunos en las escalinatas de la Corte Suprema sostuvieron velas, flores, carteles.

Ginsburg, de 87 años de edad, murió el viernes por la noche tras una batalla con el cáncer de páncreas, dando al presidente Donald Trump una oportunidad para expandir la mayoría conservadora en el máximo tribunal del país en momentos de profundas divisiones y poco antes de la elección presidencial.

“Ella fue una verdadera campeona de la igualdad de género y una mujer fuerte ejemplar para mí y todas las niñas en el mundo” publicó Jennifer Lopez.

En Nueva York, por su parte, el gobernador Andrew Cuomo reveló planes para erigir una estatua de Ginsburg en el barrio de Brooklyn, donde nació.

“Su legado continuará en el progreso que ella creó para nuestra sociedad, y esta estatua servirá como un recordatorio material de todas sus contribuciones a Estados Unidos como lo conocemos hoy y como inspiración para quienes continuarán construyendo sobre su inmensa labor por generaciones”, dijo.

Mucho antes de que el presidente Bill Clinton la nombrara para la Corte Suprema en 1993, Ginsburg argumentó casos ante la Corte como académica y defensora del movimiento por los derechos de las mujeres.

Ella fue una defensora de alto perfil del fallido esfuerzo por adoptar una Enmienda de Igualdad de Derechos a la Constitución de los Estados Unidos.

Construyó un récord como uno de los miembros más liberales, apoyando los derechos de los homosexuales y el aborto, la ley de atención médica del presidente Barack Obama y las restricciones a la pena de muerte.

Ginsburg dijo que experimentó personalmente la discriminación de género cuando intentó, sin éxito, unirse a las principales firmas de abogados de la ciudad de Nueva York después de ser una estudiante de derecho estrella en las universidades de Harvard y Columbia a fines de la década de 1950.