Mujer sufre “perforación cerebral” al realizarse un hisopado

Una prueba de hisopado nasofaringeo para detectar el COVID19 perforó el revestimiento del cerebro de una mujer estadounidense provocando que se filtrara líquido por la nariz y la pusiera en riesgo de una infección mortal.

A la paciente que rondaba los 40 años, aparentemente se le hizo la prueba de manera incorrecta.

El caso mostró que los profesionales de la salud deben tener cuidado en seguir al pie de la letra los protocolos de la prueba, además, las personas que se sometieron a una cirugía nasal o de la base del cráneo deberían considerar una prueba oral, en caso de estar disponible.

Se sabe que la mujer se había sometido a una prueba nasal antes de una cirugía de hernia y que notó que un líquido transparente salía de un lado de la nariz.

Posteriormente desarrolló dolor de cabeza, vómitos, rigidez en el cuello y aversión a la luz; ella sintió que la entrada del hisopo fue un poco alta, había sido tratada años antes por hipertensión intracraneal, lo que significa que la presión del líquido cefalorraquídeo que protege y nutre el cerebro era demasiado alta.

Los médicos en este momento usaron una derivación para drenar parte del líquido y la afección se resolvió. Pero hizo que desarrollara lo que se llama encefalocele, un defecto en la base del cráneo que lleva a que el revestimiento del cerebro sobresalga hacia la nariz, donde es susceptible de romperse.

Si el problema no se hubiera tratado, podría haber desarrollado una infección cerebral potencialmente fatal o podría haber entrado aire en el cráneo y ejercer una presión indebida sobre el cerebro.