Peligran más de 200 restaurantes en Saltillo por crisis económica

Redacción | Saltillo, Coah.- La pandemia por COVID 19 y la falta de apoyo del gobierno federal a la industria restaurantera puede ocasionar el cierre de un estimado de 240 negocios de este ramo, alargarse la cuarentena hasta el 1 de junio, manifestó Fabio Gentiloni Arizpe, dirigente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) de Saltillo.

“Lo más triste es que tenemos un gobierno federal que no es solidario con los empresarios. La industria restaurantera y de hoteles es de los más afectados. Hemos enfrentado baja en ventas de un 90 por ciento, seguimos operando con servicio a domicilio y no es suficiente”, dijo.

Existe ya una afectación por la perdida de 4 mil 700 empleos afiliados a la CANIRAC y un total de 20 mil personas del ramo restaurantero, en todo Saltillo afectadas por esta pandemia.

Además, mencionó que los recibos de luz llegan con cifras altas por encima del consumo habitual que tenían cuando estaban abiertos y operando con normalidad, por lo que analizan la posibilidad de interponer amparos para enfrentar los altos cobros de la Comisión Federal de Electricidad.

“Los recibos de luz llegaron mucho más altos que cuando estaban operando, la Comisión Federal de Electricidad, dieron ahí una excusas y una explicación que debe a un algoritmo, pero pues necesitamos aliados”, indicó.

Explicó que al primer mes de confinamiento, el cinco por ciento de los restaurantes de los adheridos a la CANIRAC cerraron definitivamente pero se prevé que para junio ya se alrededor del 20 por ciento los que no vuelvan a abrir por su situación económica.

Actualmente, Saltillo tiene alrededor de mil 200 restaurantes o negocio de comida y de esos los afiliados a CANIRAC son 210.

El cierre más reciente es del restaurante de franquicia Bisquets Obregón, que llegó a Saltillo en 2018, y quizá no vuelva a abrir.

En cuanto a las acciones que cotinuarán realizando para subsistir esta promover amparos contra CFE por los cobros altos del servicio y seguir respaldándose en gobierno estatal y municipal ante la falta de respuesta del ejecutivo federal para apoyarlos.