Remesas: La otra cara de la migración

407

Miguel Ángel Rodrí­guez | Centroamérica.- Antes de octubre del 2018, miles de personas emprendían su recorrido caminando hasta frontera norte de México.

Salir de casa no era tan díficil como atravesar México de sur a norte.

Bajo el sol, el frío, la lluvia y a pesar del riesgo de ser víctimas de secuestros, femenicidios, asesinatos,  violaciones y extorsiones, caer del tren y morir o quedar amputados, no se han detenido en aras de cumplir su sueño: llegar a los Estados Unidos.

Según estadísticas de la red de documentación de organizaciones defensoras de migrantes (Redodem), cada año entran por la frontera sur de México 400 mil migrantes.

En promedio cada migrante dura hasta 5 semanas para llegar al límite fronterizo, y recibe aproxidamente 120 dólares de remesas en ese período; lo cual equivale a la impresionante cantidad de 48 millones de dólares al año; dinero circulante que entra a través del consumo de bienes y servicios a la economía mexicana.

Con la expedición de visas humanitarias, los migrantes tendrán la oportunidad de viajar con mayor seguridad dentro de la República mexicana.

En la madrugada de este lunes han llegado a Tecún Umán más de 4 mil personas a realizar su solicitud de visa.

Se espera que esta semana entren al menos unas 3000 personas más provenientes de Centroamérica.