Se cumplen 40 años de la muerte de John Lennon

200

Hoy se cumplen 40 años del asesinato de John Lennon, quien junto a The Beatles marcó un antes y después en la música, por su talento; uno de los mayores artistas de la música en el siglo XX y un hombre que dejó un extenso legado disfrutado por varias generaciones.

Sus canciones continúan latentes en cada uno de sus seguidores alrededor del mundo. 

Tenía tan solo 40 años cuando el lunes 8 de diciembre de 1980 Mark David Chapman, lo privara de la vida, y sobre este crimen han sido existido durante décadas muchas hipótesis y especulaciones.

Todo ocurrió a las puertas del Edificio Dakota en Nueva York, lugar en el que se instalaron Lennon y Yoko Ono desde 1973 y dos años después de mudarse a la ciudad.

Allí se agolpaban a diario seguidores del cantante para verle de cerca y conseguir algunos autógrafos mientras le dedicaban palabras de apoyo a su activismo.

A sus seguidores se sumó Chapman, nacido en Texas e hijo de un sargento de las fuerzas aéreas de Estados Unidos, un chico que había sido víctima de bullying en el colegio, un cristiano devoto y que había experimentado con algunas drogas. Había sido un fiel seguidor de The Beatles y supuestamente comenzó a sufrir trastornos psiquiátricos que habrían desembocado en un intento de suicidio.

Cuando John y Yoko abandonaron el edificio para dirigirse a los estudios Record Plant, en la puerta se detuvo a firmarle un disco, ‘Double Fantasy’, al propio Chapman sin saber que poco después le dispararía por la espalda.

En el estudio Lennon trabajó durante seis horas y posteriormente se dirigió a casa directamente para poder dar las buenas noches a su hijo Sean.

Alrededor de las 22.50 horas la limusina de Lennon se detuvo frente al Dakota y, tras salir del coche y pasar cerca de Chapman, recibió cinco disparos de los que impactaron cuatro en su espalda y en su hombro izquierdo.

Continuó caminando y llegó al vestíbulo del edificio antes de caer desplomado sobre el suelo. John Lennon moriría unos minutos después.

Por su parte, Chapman permaneció impasible en la escena, sacó su libro y comenzó a leer hasta que llegó la policía.

En agosto de 1981, Chapman fue condenado a una pena de veinte años a cadena perpetua y todavía permanece en el Correccional Attica con hasta once solicitudes denegadas para la libertad condicional. La primera se produjo en el año 2000 y alegó que no era un peligro para la sociedad, y la última se produjo este mismo año con el mismo resultado.