Texas ejecuta al reo que pidió morir de la mano de su sacerdote

199

John Henry Ramirez de 38 años, un recluso de Texas que estuvo en el centro de una batalla legal por los derechos religiosos de los presos condenados en Estados Unidos, fue ejecutado el miércoles en Huntsville.

Ramirez fue declarado muerto a las 6:41 pm hora central en la cámara de ejecución del estado, indicó el Departamento de Justicia Criminal de Texas en una declaración escrita.

El reo ganó a través de la Corte Suprema de los Estados Unidos el derecho a que su pastor cristiano le impusiera las manos y orara en voz alta mientras moría por inyección letal, aunque no se aclaró si eso sucedió.

Texas argumentó que la presencia de un pastor en la cámara de ejecución podría comprometer la seguridad. El estado también dijo que los extraños que tocan a los reclusos podrían interrumpir las líneas intravenosas y que las oraciones audibles podrían interferir con la capacidad de los funcionarios para monitorear signos de angustia

Ramírez había sido sentenciado a muerte por apuñalar fatalmente a Pablo Castro, un empleado de una tienda de autoservicio en Corpus Christi durante un robo en 2004 .

En sus últimas palabras dijo que tenía “arrepentimiento y remordimiento” por sus actos y le dijo a la familia Castro que esperaba que su ejecución los ayudara a encontrar un cierre.