Una mujer en Texas denuncia que la Policía la puso cara abajo sobre hormigas rojas durante un arresto

La mujer del estado de Texas, Taylor Rogers, denunció al Departamento de Policía de Santa Fe porque, durante su arresto, los agentes la pusieron sobre hormigas rojas que le mordieron toda la cara y cuello, informó Fox 26.

Según la demanda de Rogers, ella conducía al colegio con su hijo, de 9 años, que se encontraba en el asiento trasero de coche, cuando un agente de Policía empezó a gritarle que se detuviera, ella se asustó y se metió en el carril para los autobuses y condujo en dirección contraria a la autorizada. Su coche fue entonces chocado por un vehículo policial en el que viajaba el agente Ruben Espinoza.

Rogers fue sacada del coche y puesta cara abajo en el suelo y esposada, la mujer empezó a gritar y a pedir ayuda diciendo que tenía hormigas en la cara, pero en lugar de ayudarla, uno de los agentes le recordó que su hijo seguía en el coche y podía oírla. “La demandante no quería que su hijo la oyera sufrir, así que se quedó callada mientras sufría un dolor insoportable. El video sacudiría la conciencia de cualquier persona razonable que lo viera”, reza el documento judicial. Además, se destaca que otro policía, Christian Carranza, retorció la pierna de Rogers con fuerza excesiva durante la detención.

El abogado de la mujer, Randall Kallinen, demostró el sábado fotografías de la cara de ella después del incidente. En que se puede ver cientos de mordidas de hormigas. “¿Es tortura? Sí, es una palabra fuerte, pero yo lo llamo tortura”, afirmó Kallinen, agregando que “cuando la Policía te sujeta en una cama de hormigas rojas y estás diciendo hormigas rojas y gritando, y te mantienen allí, ¿qué es eso?”.

Por su parte, Espinoza descartó todas las acusaciones e indicó que el video de la cámara corporal policial, compartido por el abogado de Rogers, era engañoso y corto, y que en las imágenes de césped no se puede ver hormigas. El agente sostuvo que la mujer fue tratada “con respeto y dignidad” durante el arresto y destacó que Rogers ignoraba los órdenes de los policías y se comportaba agresivamente.

El incidente tuvo lugar hace tres años, y la denuncia fue presentada inicialmente ante el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Sur de Texas División de Houston, no obstante, recientemente fue transferido a un tribunal de Galveston.