Captan señal de radio transmitida en tiempo real desde el espacio

85

Una encuesta astronómica con el radiotelescopio ASKAP (Australian Square Kilometre Array Pathfinder) logró por primera vez detectar en tiempo real una serie de misteriosas señales de radio provenientes desde el espacio.

Lo anterior abre una gran incógnita sobre el origen y todos los fenómenos extraterrestres que son capaces de producir dichas señales de forma repetitiva.

Sin embargo, no se ha detectado un resplandor de radio asociado que revele el origen de una de estas señales, un enigma de la astrofísica desde que hace más de una década se empezaran a detectar estas señales cósmicas de radio.

A partir de los datos de CRAFT (Commensal Real-time ASKAP Fast Transients Survey), los autores pudieron localizar la FRB 191001 en las afueras de una galaxia espiral en formación de estrellas a casi 3 mil millones de años luz de distancia.

Los datos no revelaron ni una fuente de radio compacta y persistente antes de la explosión, ni un resplandor de radio que variaba lentamente después de la explosión.

Según los autores, la falta de resplandor detectable para FRB 191001 por sí sola aún no descarta ningún escenario de formación, pero demuestra que el resplandor fue más débil que nuestros umbrales de detección o no ocurrió en absoluto, informa la American Astronomical Society.

Desde el primer descubrimiento de ráfagas de radio rápidas (FRB) hace más de una década, han sido localizadas alrededor de un centenar, incluidos más de 20 que se ha observado que se repiten.

A pesar de esta muestra creciente, y aunque ahora se han localizado FRB repetidos y no repetidos en galaxias anfitrionas distantes, todavía no se sabe con certeza qué las causa.

Muchas de las principales teorías sobre el origen de los FRB vienen con predicciones de otras emisiones que deberían complementar el destello de radio.

El nacimiento de una estrella de neutrones magnetizada, por ejemplo, debería producir no solo un FRB, sino también un resplandor de radio: una emisión de radio más estable que aparece después de la explosión y luego se desvanece lentamente con el tiempo.