Científicos detectan posibles indicios de vida en Venus

62

Un equipo internacional de más de veinte investigadores, liderados por Jane S. Graves, del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), publicó en la revista Nature, un estudio que deja totalmente abierta la posibilidad de que haya vida en Venus, concretamente, en una de las capas de su densa atmósfera.

Encontraron trazas de fosfina, un gas incoloro y muy inflamable que se genera durante la descomposición de materia orgánica.

Su detección directa en la atmósfera venusina sugiere que el planeta alberga procesos fotoquímicos o geoquímicos que eran desconocidos hasta ahora y posiblemente, vida.

En la Tierra, la fosfina (PH3) es principalmente un indicador de actividad biológica y los investigadores dejan claro en su artículo que las líneas espectrales de este elemento halladas en Venus “no tienen otra identificación plausible”.

Venus en su superficie, las temperaturas alcanzan los 450 grados centígrados (suficientes para fundir el plomo) y su atmósfera venenosa está compuesta principalmente por dióxido de carbono y nitrógeno.

Pero las cosas no siempre fueron así; hace miles de millones de años, en efecto, cuando el Sistema Solar era aún muy joven, era Venus, y no la Tierra, el que disfrutaba de un clima templado, con cielos azules y grandes cantidades de agua formando mares y ríos por toda su superficie.

Estudios recientes apuntan que allí la vida habría podido desarrollarse por lo menos durante 3.000 millones de años.

Las condiciones cambiantes del Sol, que se fue haciendo cada vez más caliente, provocaron en Venus un efecto invernadero a escala global. Las temperaturas subieron, el agua se evaporó y Venus se convirtió en lo que es ahora.