Lo que debes saber sobre un platillo muy mexicano, el pozole

72

Redacción.- En nuestro país existen alrededor de 20 variedades de este delicioso platillo. Tal vez es el más cocinado durante las fiestas patrias del 15 y 16 de septiembre.

Muy pocas personas conocen el significado de la palabra “pozole”, o el origen mismo del platillo basado en granos de maíz.

La palabra del náhuatl pozolli deriva de tlapozonalli, que significa hervido o espumoso, pues el maíz cacahuazintle que se utiliza para su preparación provoca espuma en el caldo cuando se hierve.

Cuando en México te dicen “vente, se va a armar la pozoliza”, de antemano sabes que habrá comida hasta para llevar, sin importar el número de asistentes, sino el motivo o la razón de la celebración, ya sean las fiestas patrias, un cumpleaños, algún bautizo, boda o hasta un velorio.

Dependiendo la región de la república, cada celebración tiene sus guisos característicos, dependiendo del evento que se festeje.

Tradicionalmente, el pozole ha sido un platillo si no es que el más, uno muy popular en México desde la época prehispánica y hay muchas variedades en su preparación.

Según datos de varios cronistas e historiadores del siglo XVI, el pozole no era consumido por cualquier persona, se dice que este era un platillo preparado durante la era prehispánica cuyo ingrediente característico era la carne humana.

Se ha encontrado en varios escritos, que el pozole era preparado además del grano de maíz, con un pedazo de muslo de algún prisionero que había sido ofrecido en sacrificio. De hecho, Bernal Díaz del Castillo escribió en su obra Historia verdadera de la Nueva España que el tlatoani de los mexicas, Moctezuma era el único que lo podía consumir, al ser este un platillo de particular elaboración.

Otra versión escrita en el libro Sabor que Somos indica que en el año de 1530, posterior a derrocar a los indígenas, el conquistador de la Nueva Galicia, Nuño Beltrán de Guzmán, fue recibido en Tonalá, Jalisco, por una mujer de nombre Itzoapilli Tzapontzintli, quien les ofreció una gran fiesta con música, danzas y un suculento platillo, el pozole.