México investiga extirpaciones de úteros a migrantes mexicanas en un centro de detención de EEUU

172

El Gobierno de México sigue de cerca el caso de mujeres mexicanas migrantes quienes, detenidas en un centro de detención estadounidense denunciaron que se les esterilizaba sin su consentimiento.

El canciller, Marcelo Ebrard, confirmó que su equipo está entrevistando a al menos seis mexicanas que pudieron haber sido víctimas, junto a decenas más de latinoamericanas en el Irwin County Detention Center, en Georgia.

Las autoridades no han informado todavía de la magnitud del que, de confirmarse, sería uno de los mayores abusos a migrantes cometidos durante la Administración de Donald Trump.

“Desde luego es algo inaceptable que rechazamos de antemano… en su caso, si se confirma, es un asunto mayúsculo, no solo sancionarse, sino tomarse otras medidas”, apuntó Ebrard

Congresistas demócratas y organizaciones defensoras de los inmigrantes en Estados Unidos han presionado estos días para que se esclarezca la denuncia que destapó la semana pasada una de las enfermeras que trabajaba en el centro, Dawn Wooten.

En su queja, la extrabajadora aseguró que se les practicó histerectomías masivas a migrantes, se negó a hacer pruebas de covid-19 a los detenidos y destruyó documentos médicos.

Y señaló a un ginecólogo de la institución como el “coleccionista de úteros”; también denunció que algunas víctimas le habían contado que no habían entendido del todo por qué debían someterse a la operación en la que se remueve parcial o totalmente el útero.

En su defensa, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), respondió en un comunicado: “En general, las acusaciones anónimas sin pruebas, hechas sin ningún detalle específico comprobable, deben tomarse con el escepticismo apropiado que merecen”.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Chad Wolf, ha señalado en una audiencia en el Congreso que se encuentran investigando “los hechos sobre el terreno”.