Es increíble su cinismo y el de MIT: alumno que confrontó a Videgaray

97

Redacción.- El alumno Alonso Espinosa Domínguez, que confrontó a Luis Videgaray Caso, señaló que es increíble el cinismo del extitular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), así como del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

La periodista Dolia Estévez dio a conocer que entrevistó a Espinosa Domínguez, luego de que en febrero pasado, el estudiante originario de Cuernavaca, Morelos, cuestionó a Luis Videgaray sobre su trabajo en el Gobierno Federal.

En la charla, el estudiante, de 22 años, resaltó que increpó a Videgaray en un foro para ‘sacudir conciencias y denunciar al Instituto Tecnológico de Massachusetts por dar legitimidad a criminales de guerra y exfuncionarios nefastos como el hombre fuerte del sexenio de Enrique Peña Nieto’.

Espinosa Domínguez encaró a Videgaray, en una conferencia sobre Inteligencia Artificial, por su presunta implicación en actos de corrupción. ‘Quería exhibir el legado de Videgaray en nuestro país’, agregó el joven.

Luis Videgaray invitó a Espinosa Domínguez a escuchar sus ‘preocupaciones’ en privado; sin embargo, el alumno, que obtuvo una beca para estudiar en el MIT, no aceptó la invitación del exsecretario porque ‘era obvio que no pretendía hablar sobre corrupción’.

Espinosa Domínguez, quien ayudó a fundar la asociación MIT Students Against War, también planteó que el MIT es una ‘universidad considerada vaca sagrada de la investigación científica’ que ayudaría a Videgaray a ‘legitimar’ su trayectoria como servidor público.

El alumno expuso a Dolia Estévez que Videgaray trabajaría en el MIT porque Stephen A. Schwarzman, CEO de Blackstone, fue condecorado por Peña Nieto, en noviembre de 2018, con el Águila Azteca, la máxima distinción que da el Gobierno de México.

Stephen A. Schwarzman aportó 350 millones de dólares para fundar el centro de investigación en el MITdonde trabaja Videgaray.

Espinosa Domínguez subrayó que las universidades de élite, a cambio de donaciones multimillonarias, ‘se prestan para legitimar’ la imagen de ‘quien sea’.