Lleva seis meses viviendo en un pueblo fantasma aislándose de la pandemia

195

Brent Underwood, de 32 años, es un emprendedor estadounidense que compró en 2018 un pueblo minero abandonado llamado Cerro Gordo, ubicado a tres horas de Los Ángeles, California.

El pueblo está en medio de la nada, en completa soledad, con falta de alcantarillado у una débil conexión a Internet. 

Lo compró junto con un amigo en 2018 por 1,4 millones de dólares, su idea en un inicio fue convertirlo en un sitio turístico, considerando que era una importante mina de planta en el siglo XIX.

Sin embargo, sus planes cambiaron luego de la pandemia de coronavirus, ya que relevó del lugar al cuidador que tenía contratado y decidió irse a vivir allá para pasar la crisis.

Underwood señaló que no tiene planes de volver a la civilización en un futuro cercano, mientras pasa los días restaurando la ciudad, compartiendo con las cabras que habitan con él y a las que llamó Tofu, Bubba, Elon, Bucket y Señorita Juanita; además de haciendo arreglos, por ejemplo, recuperó el suministro del agua luego de 15 años de no funcionar.

Cerro Gordo se fundó en 1865 alrededor de la mina de plata más próspera de la historia de California. Según cuenta Underwood en su canal, sus 5.000 mineros lograron extraer del lugar más de 17 millones de dólares en minerales, cifra que hoy en día equivaldría a alrededor de 500 millones de dólares.

Pero cuando la plata y el agua se agotaron, los habitantes se marcharon y el pueblo estuvo abandonado durante más de 100 años.