Muere menor de 12 años baleado por la policía en Irapuato; les había lanzado piedras

188

Familiares de Cristian Ramos, un niño de 12 años, que murió presuntamente por el disparo de un policía en Irapuato, exigen justicia a las autoridades.

El balazo, que según testigos fue disparado por un policía municipal mató al menor y aparentemente se produjo en medio de una presumible detención arbitraria de sus padres por parte de policías municipales, quienes en tres patrullas llegaron al llamado de una exagente de la misma corporación que reclamaba a la pareja un tinaco robado de su casa.

La mamá de Cristian había comprado el tinaco sin saber que era robado.

Por su parte, la versión de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal niega que alguno de los policías hubiera disparado durante la detención y sostiene que las personas “se pusieron agresivas” y el niño al ver que jaloneaban a su madre para llevarla detenida, habría aventado piedras.

Pero testimonios de familiares, vecinos y los propios padres de Cristian refieren que uno de los elementos “se soltó disparando como loco”, y las balas alcanzaron al menor y a otro adolescente de 17 años, quien sobrevivió y está hospitalizado.

Cristian quedó herido y fue internado con daños en un riñón; al día siguiente sufrió complicaciones, después de una cirugía, y falleció el 1 de junio por la noche.

El secretario de Seguridad Pública municipal, Pedro Cortés, negó la responsabilidad del elemento en la muerte del niño, aunque agregó que, si la Fiscalía general del estado determina lo contrario en la investigación, se colaborará con la instancia para poner a disposición al preventivo.

Extrañamente, personal administrativo de la dependencia se presentó con la familia de Cristian y ofreció hacerse cargo de los gastos del sepelio. Los familiares rechazaron el apoyo y prefirieron salir a pedir la cooperación de sus vecinos.