NASA aprueba proyecto creado por jóvenes científicos mexicanos

138

Milenio | Houston, Texas.- El pasado martes, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), lanzó al espacio el cohete SpaceX CRS-27, en el cual viajó el proyecto Uurich, creado por estudiantes mexicanos, un equipo del cual formó parte la joven nogalense Lineth Xiadani López Soto.

El ver el lanzamiento del cohete en transmisión en vivo a través de la plataforma de videos YouTube, fue como un sueño hecho realidad para la joven científica mexicana y recientemente graduada de la carrera de Ingeniería Biomédica del Tecnológico de Hermosillo.

En entrevista para MILENIO, la joven de 24 años relató que el proyecto Uurich, en el que trabajaron varios estudiantes mexicanos de varios estados de la República Mexicana, se estudia un Compliant Mechanism, que se mueve utilizando como actividad la misma temperatura.

López Soto dijo que, por fortuna, el proyecto pasó toda la fase de pruebas hechas en Houston, Texas para poder ser lanzado al espacio, este pasado martes en el Kennedy Space Center de la NASA, a bordo del SpaceX CRS-27.

El cohete mencionado es una misión de reabastecimiento de la Estación Espacial Internacional (ISS) realizada por SpaceX, la compañía aeroespacial fundada por Elon Musk.

CRS-27 significa “Commercial Resupply Services-27”, que se refiere al hecho de que es la 27ª misión de reabastecimiento comercial de la ISS llevada a cabo por SpaceX en virtud de un contrato con la NASA.

Con el lanzamiento del cohete se transportó una carga útil de suministros, equipos y experimentos para la tripulación de la ISS, en el cual iba el diseño por jóvenes estudiantes mexicanos.

La científica nogalense dijo que, una vez instalado en la Estación Espacial Internacional, se estudiará la interacción del dispositivo en el ambiente espacial y cómo reacciona ante los cambios de temperatura.

“Este proyecto nació cuando participamos en el International Space Program, donde se nos presentó un concurso, un reto para diseñar este proyecto en una semana y junto a mi equipo lo logramos y ganamos el premio al Mejor Diseño, en el 2021”, dijo.


Agregó que durante el 2022 se continuó el trabajo en el dispositivo, mejorándolo y prácticamente lo que buscan que el mecanismo, que produce un movimiento de rotación con la temperatura, gracias a su forma de caracol, con una “patitas”, con las cuales rotará, una vez que se dilate con el mismo aumento de la temperatura, lo que provocará el empuje del mismo mecanismo, hecho con un material llamado Flour Silicon.

Agradeció el apoyo de las autoridades de gobierno y de la Universidad Iberoamericana de Puebla, por prestar instalaciones y equipo para desarrollar el prototipo, para después conseguir donaciones de materiales y poder enviarlo a Houston, con todo un trabajo en equipo.

“Sin duda fue un reto, pero recibimos mucho apoyo de la comunidad, lo cual se agradece para la realización y éxito del proyecto para llevarse a cabo, hemos dado lo mejor de nosotros mismos para lograr que se fuera al espacio”, dijo.


El equipo principal está integrado por quince estudiantes, quienes colaboran con otros jóvenes de otras instituciones educativas como la Ibero y el Tecnológico de Monterrey.

Recordó que desde lograr el primer lugar del concurso al “Mejor Mecanismo”, el equipo continuó en comunicación con la organización del lanzamiento para ponerlo en el cohete, les informaron paso a paso desde su paso por varias pruebas en la Tierra, hasta que fue aprobado para ser montado en el cohete, aun con todos los retrasos que conlleva este tipo de lanzamientos.

“Son más de 16 meses de arduo trabajo el que estuvimos realizando, verlo concretado, desde tenerlo en una simple idea, este sueño de ir al programa y ver como nuestras ideas ya están en el espacio, es algo indescriptible”, manifestó.


Uurich se instalará en el Módulo MISSE de la Estación Espacial Internacional, donde estará a prueba durante varios meses, es dispositivo pequeño al que se le asignó un espacio de una pulgada por una pulgada y en donde estará en contacto con el ambiente espacial, donde estará orbitando alrededor de la Tierra y en donde se analizarán reacciones a los cambios de temperatura y si rota como debería.

Las aplicaciones del proyecto a futuro, si llega a pasar todas las pruebas en el Espacio, pueden ser de beneficio para la humanidad, ya que se pudiera utilizar donde existe mucho polvo en el ambiente, por ser un mecanismo de una sola pieza, sin tener engranes y que no puede afectarse por el polvo, como en el ambiente lunar, donde se dañan otro tipo de mecanismos.

“Muchos de los proyectos y aplicaciones que desarrolla la NASA, se pueden extrapolar y servir a la humanidad, como los de investigación, como en este caso que se utiliza donde el polvo puede desgastar más rápido el tiempo de vida de mecanismos en máquinas, donde pudiera tener una gran aplicación”, explicó.


Xiadani dijo sentirse muy afortunada de haber tenido esta oportunidad de trabajar con un maravilloso y talentoso equipo, multidisciplinario y con mucho esfuerzo, cuyos conocimientos los guarda consigo para más adelante poder aplicarlos en su siguiente etapa en la vida.

A ella le interesa continuar en la investigación como Ingeniera Biomédica, por lo que está interesada en la investigación de ingeniería en tejidos, con especialidad en los óseos, por ello ya cuenta con una beca de apoyo a estudiantes mexicanos para continuar con sus estudios en la unión americana.

En otoño de este año, espera empezar con su posgrado en el Doctorado de Ingeniería Biomédica.