Tragedia en Xcaret, un niño de 13 años murió succionado por un filtro

582

Un menor de 13 falleció en una clínica privada de Playa del Carmen, Quintana Roo, luego de ser succionado por un sistema de filtración de un río artificial en el parque turístico Xenxes de Grupo Xcaret.

Los hechos ocurrieron el pasado 27 de marzo, cuando Leonardo viajó por vacaciones de Semana Santa al parque Xenses, uno de los lugares más reconocidos deXcaret, en la Riviera Maya.

La familia es originaria de Durando y están denunciando negligencia; el padre, identificado como el doctor Miguel Ángel Luna Calvo, su esposa y cuatro hijos se introdujeron en la atracción “Río Salado”, para aventarse por los toboganes.

Al viajar por el carril izquierdo, se dieron cuenta de que el ducto que aspira el agua para su circulación no tenía tapa, por lo que el menor y su padre fueron succionados.

El hombre habría logrado salir rápidamente para auxiliar a su hijo y buscar ayuda, pero el personal no se acercó, por lo que no se pudo hacer nada en los primeros minutos y el menor falleció aparentemente por ahogamiento.

Por la fuerza de la succión se presume que una de sus piernas quedó severamente lastimada y aunque lograron sacarlo con vida del río, murió horas después mientras era atendido en un hospital.

El padre del menor, señaló que hay irregularidades en la investigación del caso por parte de las autoridades del estado, que dijo, no le querían entregar el cuerpo del menor si no firmaba un perdón.

Desde el momento en que sucedió el accidente, las páginas oficiales del parque Xenses y de Grupo Xcaret ignoraron el hecho y se limitaron a seguir promocionando las atracciones para las vacaciones.

Sin embargo, la tarde de este 31 de marzo, a través un comunicado emitieron su posición sobre la muerte de Leo y aseguraron que han estado atentos a las necesidades de la familia y en comunicación “para brindar el apoyo que podamos proporcionar”.

Finalmente, el parque Xenses destacó que se encuentra conduciendo las investigaciones pertinentes para llegar a las últimas consecuencias.

El padre de Leonardo es un reconocido cardiólogo en Durango y le hizo llegar su historia a diversos periodistas a través de Twitter: Joaquín López-Dóriga, Javier Lozano, Ciro Gómez Leyva y Carmen Aristegui fueron sólo algunos.