Hoy se conmemora el 109 Aniversario de la Revolución Mexicana

323

Este año  se cumplen 109 años de la Revolución Mexicana, uno de los sucesos que marcarían el rumbo del país durante el siglo XX.

Las causas de la Revolución Mexicana son múltiples y muy complejas. Entre los muchos antecedentes que pesaban en el ambiente en el año de 1910 están:

La permanencia de Porfirio Díaz en el poder, quien desde que llegó a la presidencia en 1876, se había hecho reelegir en siete ocasiones, por lo que su mandato se consideraba ya una dictadura.

Los ejidos se habían hecho parcelables, y muchos de sus antiguos dueños, que eran indígenas en su mayoría, fueron estafados o despojados de sus propiedades y se vieron obligados a trabajar como peones en condiciones de explotación.

Se estima que, para 1910, el uno por ciento de la población poseía el 85 por ciento de las tierras cultivables, dando lugar a latifundios.

A principios del siglo XX, Díaz permitió la explotación del petróleo mexicano por compañías extranjeras, como la Standard Oil.

En 1907, una crisis económica internacional redujo los ingresos de las compañías extranjeras que operaban en México, lo que provocó desempleo y reducción de los salarios.

Finalmente, entre 1908 y 1909, una terrible sequía redujo las cosechas de maíz, impactando gravemente en la alimentación de las minorías más vulnerables. Por todo ello, el gobierno de Díaz había perdido el apoyo de las mayorías.

Por todos estos motivos, existieron múltiples rebeliones indígenas y campesinas, así como huelgas de obreros que fueron brutalmente reprimidas por las fuerzas militares de Porfirio Díaz.

Entre los muchos políticos e intelectuales que se oponían al gobierno de Díaz, destacó un hacendado coahuilense de nombre Francisco I. Madero, quien en 1908 publicó un libro trascendental: La sucesión presidencial en 1910, en la cual criticaba al mandato de Díaz y exigía elecciones limpias y democráticas.

A raíz de la publicación del libro, la escena política se polarizó y se dividió entre quienes apoyaban una nueva reelección de Díaz y quienes se oponían a la reelección y formaron el Partido Nacional Antireeleccionista, encabezados por Madero.

En las elecciones de junio de 1910, Díaz volvió a ser reelegido tras haber hecho encarcelar a Madero en San Luis Potosí, bajo cargos de rebelión. Habiendo escapado de sus captores, Madero lanzó el 6 de octubre de 1910, desde la ciudad de San Antonio, Texas, el documento que dio origen a la Revolución: el Plan de San Luis.

En el Plan de San Luis, Madero declaraba nulas las elecciones de ese año, se reconocía como presidente provisional y Jefe de la Revolución, e insistía en reivindicaciones sociales para los indígenas y los obreros de México.

“Conciudadanos: No vaciléis pues un momento: tomad las armas, arrojad del poder a los usurpadores, recobrad vuestros derechos de hombre libres y recordad que nuestros antepasados nos legaron una herencia de gloria que no podemos mancillar. Sed como ellos fueron: invencibles en la guerra, magnánimos en la victoria. SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCIÓN.”