¿Qué es la lepra? la enfermedad bíblica que ya suma más de 80 casos en México

139

Por surgir desde las épocas más remotas y ser mencionada en la Biblia, la lepra ha dado de que hablar en los últimos meses, pues la Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, de la Secretaría de Salud federal reveló que hay un registro de 89 casos en México.

Se trata de una enfermedad infecciosa crónica, causada por una bacteria llamada Mycobacterium leprae, que afecta principalmente la piel y los nervios periféricos, pero puede afectar otros tejidos, y en casos graves ceguera o la muerte.

Esta se identifica como una infección en la piel, ya que aparecen manchas o placas de color rojizo, cobrizo, blancas, o incluso, bolitas (quistes).

Las lesiones se ven dispersadas en el cuerpo, se presentan en número y pueden ser de diversos tamaños.

Síntomas

  • Surgen lesiones cutáneas que son más claras o rojizas que el color normal de la piel.
  • Se manifiesta la alopecia, es decir, falta de vello en la zona de las lesiones.
  • Anhidrosis: falta de sudoración.
  • El paciente muestra debilidad muscular.
  • Lesiones que no sanan en meses.
  • Ausencia de sensibilidad en manos, brazos, pies y piernas.

Para contagiarse se requiere que una persona sana sea susceptible de adquirir y desarrollar la enfermedad, además de una estrecha y prolongada convivencia con una persona enferma de lepra y sin tratamiento, que saque o expulse, bacterias al hablar, toser o respirar y que la persona sana esté cercana a ésta.

Tratamiento

De acuerdo con las autoridades sanitarias, esta enfermedad puede ser tratada por medio del proceso denominado Poliquimioterapia.

Dicho tratamiento existe tanto para niños como adultos y se ha utilizado en México desde 1990. Se trata de un padecimiento que sí es curable.

La única forma de prevenir la gravedad de la enfermedad es estudiando la piel de los convivientes de enfermos con lepra, por lo menos una vez al año. De esta forma se identifican los nuevos casos a tiempo y se inicia tratamiento más oportunamente sin avanzar a las fases graves de esta, como son las deformidades en pies, manos y cara.