Advierten RIESGO REAL de tsunamis en España

194

La isla canaria de La Palma está en llamas, ante la explosión de Cumbre Vieja, uno de los volcanes más activos y peligrosos del mundo, pero, lo que parece actividad volcánica en un lejano archipiélago español ha causado temores respecto a un posible desplazamiento de la la isla, similar a lo que pasó con el Krakatoa, en el Pacífico.

Y lo más preocupante es que esto podría generar un mega tsunami que incluso llegue a costas atlánticas de Norteamérica y el Caribe.

Por otro lado, según el diario, La Vanguardia, un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha analizado la falla marina de Averroes, en el Mar de Alborán, y se ha descubierto que su geología tiene capacidad para generar olas de más de seis metros que afectaría a las costas andaluzas.

Hasta el momento se creía que las fallas de salto en dirección no podían originar maremotos; sin embargo, este trabajo apunta a que sí serían capaces de hacerlo. La de Averroes, concretamente, tiene salto vertical de hasta 5,4 metros que podría generar un terremoto de magnitud 7.

Por su parte, el vulcanólogo Thomas Walter señaló que, hace 20 años, surgió el pronóstico, elaborado por los científicos Steven Ward y Simon Day, de un cataclismo en la isla española que podría causar un mega tsunami en el Océano Atlántico.

Walter narra que, ambos especialistas, realizaron una serie de modelos que arrojaron que la actividad volcánica y sísmica de Cumbre Vieja podrían provocar un desprendimiento de rocas de hasta 500 kilómetros cúbicos, lo cual causaría este fenómeno.

Posteriores estudios, han encontrado que las Islas Canarias tienen constantes colapsos en sus laderas, los cuales se dan de manera fragmentada y no en grandes bloques. Eso no quita de que haya el riesgo de que la erupción volcánica aumente su intensidad o se salga de control y pueda causar un escenario como el planteado por los referidos especialistas.

Los tsunamis que podrían darse en el Mar de Alborán serían bastante pequeños en comparación con los que arrasaron Indonesia, Tailandia y Japón. Sin embargo, cuando se dio el aviso de olas de más de 30 metros, no hubo tiempo suficiente para evacuar a parte de la población.