Hoy inició el Otoño ¿de donde proviene el nombre?

274

El otoño es una de las cuatro estaciones del año, llega después del verano y antecede al invierno. El término nació a la par del latín “tardío”, ya que antes de eso, el año solamente se dividía en verano e invierno.

Especialistas sitúan la raíz de la palabra en el latín autumnus que significa que “llega la plenitud del año”, por lo que tal vez proviene de observar que la vegetación ya está al final de su ciclo; el término también podría utilizarse para referirse a que una persona mayor está en el “otoño” o el “auge de su vida”

Esta temporada comienza con el equinoccio de otoño, que este año llegó al hemisferio sur del planeta el 23 de marzo, y para el norte será el 23 de septiembre, y terminará con el solsticio de invierno el 21 de diciembre.

Suele tener una duración de 83 días, aunque actualmente, con el cambio climático que azota al planeta, los tiempos varían, ya que el calentamiento global ha hecho que las características meteorológicas del periodo se adelanten o atrasen durante los meses de septiembre, octubre y noviembre.

La estación no dura mucho en las regiones polares, porque en esas zonas el invierno suele aparecer antes, y en las regiones tropicales, el otoño no suele provocar cambios muy notables más allá de los amaneceres y atardeceres a más tempranas horas en el día.

¿Pero de donde proviene la palabra Equinoccio?

El término proviene de la palabra latina equinoxium, que significa “igualdad entre el día y la noche”.

La Tierra gira a lo largo de una línea imaginaria que va del Polo Norte al Polo Sur. Se llama eje, y esta rotación es la que nos da día y noche.

Sin embargo, el eje se inclina a 23,5 grados, como explica la NASA. Eso posiciona un hemisferio del planeta para obtener más luz solar que el otro durante la mitad de la órbita del año alrededor del Sol. Esta discrepancia en la luz solar es lo que desencadena las estaciones.

El efecto alcanza su máximo a finales de junio y finales de diciembre. Esos son los solsticios y tienen las diferencias más extremas entre el día y la noche, especialmente cerca de los polos.